5 abril, 2018

AHORA O NUNCA – El Tiempo del Amor. Mario Ospina

El arte de vivir

No Comments

“Algo sucedió y ha sido maravilloso. Algo está sucediendo, porque no ha parado ni parará, así me llegue la muerte física, pues siento que todo es diferente y nuca más, nada será igual. Este motor que se prendió, que prendió Dios, no se apagará más. Ha sido el acercamiento a Dios el que ha permitido este milagro, que se manifestó a través de la escritura y las palabras, a través del compartir con las personas y entregarles de alguna manera ese amor que nunca había dado.”

 Así se enmarca, con este párrafo que aparece en una de las solapas del libro, la experiencia, el testimonio que Dios me ha permitido contar a través de este libro.

 Soy Mario Ospina y ante todo, soy el hombre más afortunado del mundo, así me siento, pese a que el camino ha sido duro, han pasado tantas cosas por medio del Amor, que jamás imaginé que mi vida pudiera tener este desenlace maravilloso.

 En este libro se narra, en primera persona, la experiencia personal, a través del tiempo, empezando la narración en la proa de un lujoso yate en la hermosa bahía de la ciudad de Rio de Janeiro, donde después de un clavado en el Océano Atlántico, en medio de una fiesta mañanera, cerca de las 11 de la mañana, me sumerjo en el agua tibia del Sur de América, para sentir en mi cuerpo el frescor del agua que con sus burbujas, van subiendo por mi cuerpo hasta llegar a mi cabeza, y allí por primera vez, y posiblemente razonando más desde el corazón, siento que el silencio en el interior de las aguas, le hacen bien a mi vida. Vivía en un ruidoso mundo de excesos en la bolsa de valores, donde el primer deseo era el de conquistar el mundo. Esto me convirtió en un hombre lleno de egoísmo y soberbia.

 Por medio de este relato que me enmarca en una etapa laboral exitosa, se entrelaza la historia del padecimiento frente a la enfermedad. Un cáncer que aparece en el estómago, para después hacer metástasis en el esófago y finalmente en el hígado, donde aun hoy en día permanece.

 En medio de tantos sucesos lamentables, del dolor profundo producto de la enfermedad, el alma, la mente y el corazón se  mesclan en un conflicto, pues a medida que intento lograr la felicidad por medio de cosas materiales, el alma se va sintiendo cada vez más vacía y el corazón desolado,  a tal punto que acercándome a la muerte, por cirugías que tan solo intentaban alargar mis horas de vida, la sensación es de una vida vana y desperdiciada, llena de infelicidad total.

 Nada de lo logrado hasta ese momento se puede sentir como un desenlace afortunado; por el contrario la vida cada vez es más triste y preocupante, pues con todo esto no  logré conquistar ninguno de los valores realmente importantes de la vida, que tienen que ver con el Amor. Por el contrario, el egoísmo y la soberbia me llevan a sentir una tristeza intensa y soledad derivada del sentimiento de no tener nada que ofrecer a la hora de mi muerte y así, partir con las manos totalmente vacías.

 En este momento, y cuando la salud física esta mayormente golpeada y muy próximo al desenlace final, se da un despertar emocional, espiritual, gracias a la invitación que se recibe del mismo Dios y de Él por medio de la Virgen María a confiar y a creer.

 Se comienza a vivir en medio de experiencias vitales, profundas, místicas posiblemente, y se abre el corazón al Amor. Al Amor de Dios como primer y sagrado deseo y mandamiento, y a amar a Dios a través del prójimo.

 La invitación a creer es tan maravillosa, que la vida comienza a desenvolverse bajo experiencias todas desde el corazón y ya no desde la razón, lo cual conlleva felizmente a comprender al autor, que vivir desde la razón no permite, lo que si permite vivir desde el corazón: “Los milagros!”

 Una vida desde el corazón permite creer en que todo es posible. Una vida desde el Amor de Dios, hace comprender que para Dios no hay nada imposible, y se comienzan a vivir una gran cantidad de milagros, que realmente se comprende que todo dependía de esto. Que el gran Secreto de la Vida es ese: El Amor.

 El Amor lo permite todo; confiar arroja los resultados mas sorprendentes de la vida, tales como la misma sanación física y espiritual.

 Una experiencia vivida desde el Amor, permite y dirige al autor a que se refugie en la escritura y en todo tipo de compartir: charlas; visitas a enfermos terminales; misericordia con los más pobres; regalar caldos en la calle; auxiliar al necesitado; servir y ayudar en las cárceles. Todas estas experiencias permiten ver al mismo Jesús en  los ojos del doliente, del que está en problemas. Y esta vivencia lleva al autor a tener la experiencia más maravillosa por medio del amor, la cual lo lleva también a comprender lo afortunado que se es, no obstante la enfermedad.

 “Todos llevamos una cruz en la vida” – relata el libro. Todas las cruces son difíciles de cargar; diferentes unas de otras; más pesadas o livianas, pero cruces finalmente. La Cruz, que es el misterio que nos une a Dios. En el caso personal encontré que la cruz de mi enfermedad me ha llevado a la felicidad más grande que he sentido y que ha sido la de conocer a Dios. Esta cruz terminó siendo una maravillosa bendición.

“Se me pidió que creyera y que confiara. Justo momentos después de que yo hiciera una profunda oración a la Virgen María desde lo más íntimo de mi corazón, como nunca había pedido algo… Le pedí que me diera la oportunidad de vivir un poco más de tiempo, con amor y así, construir algo antes de partir. Inmediatamente, poco tiempo después, cuando mi corazón necesitaba razones para esta nueva forma de vivir, se me permitió este pedido maravilloso. Creer y confiar profundamente…!

 “El que vive en el Amor hará grandes cosas”.

 “El Amor es el gran secreto. Quien lo obra, hará grandes obras; quien vive en él, descubrirá las maravillas del Universo y logrará hacer cosas milagrosas. Logrará todo porque del Amor se desprende todo lo bueno, así como del odio se desprende todo lo malo”- dice el texto.

 “Me pidieron que creyera y creí. Y por eso aún sigo aquí con vida y cada vez más saludable. Por eso han pasado las cosas más increíbles en mi vida.”

 Este libro es la invitación a volver a creer y confiar. Nos invita a confiar por encima de todo en el Dios maravilloso y misericordioso que hace posible los milagros. A entregarle todo a Dios y a la Virgen María. A confiar también en quien se tiene al lado. Es la invitación a volver a lo básico, a volver a creer en que todo es posible. Que nuestra soberbia no nos lleva a ningún lado, ni la altivez ni el egoísmo. Si de confiar se trata, debemos volver los ojos al que está al lado. Volver a amar, con todo el corazón, al que más nos cuesta hacerlo. Volver a amar para poner todo nuestro corazón al servicio de todos y por medio de esto, Amar a Dios. Agradar a Dios con nuestros actos y esto, trae las mayores bendiciones de la vida, tantas, como la misma sanación física,  el milagro más difícil de obtener, porque para Dios no hay imposibles!

 Volver a confiar en el prójimo, en el que está a nuestro lado. Todo esto permite volver a una vida plena, una vida llena de milagros. Del gran milagro del Amor!

 Este es “ El paciente que confió”! A partir de que volvió a confiar, pasaron muchos milagros en la vida, algunos contenidos en este relato, en esta crónica que es simplemente un testimonio de una vida cualquiera, como la de cualquiera de nosotros.

 Los invito a vivir en esta bella armonía que significa volver a creer y a confiar! Para tener una vida llena de milagros de Amor!

Facebook: Mario Ospina Melo
Blog: http://mividanomelaquitaelcancer.blogspot.com.co/
Whatsapp: 573102266607
Twitter: @MariofOspina
Correo: marioospinamelo@gmail.com
“AHORA O NUNCA- El Tiempo del Amor”
En Librería PRÓLOGO (Carrera 9 #81A-19) y en Librería LA MADRIGUERA DEL CONEJO (Cra. 11 #85-52).