Destacado

12 abril, 2018

El fantástico mundo de las cuevas mexicanas

El arte de vivir

No Comments

Mexico, consejo de promoción turística

El país cuenta con más de siete mil cenotes – pozos naturales profundos conectando a las cuevas

Vista del cenote de Cuzumá

Vista del cenote de Cuzumá

Considerados por los mayas como espacios sagrados para la comunicación con los dioses y la puerta de entrada para otro mundo, los cenotes son verdaderas obras de arte de la naturaleza. Cercados de historias y mucho misticismo, sumergirse en estas aguas transparentes, subterráneas y cristalinas, sin lugar a dudas es una experiencia única y merece ser incluido en el listado de “Cosas por hacer antes de morir” de cada aventurero.

Formados hace más de 14 mil años, los cenotes se encuentran dispersos por todo México, en sitios arqueológicos o cercanos y se estima que hay al redor de 7 mil. La palabra “Cenote” deriva del maya Dzonot, que significa un pozo o agujero, y tiene como principal característica impactante la excelente visibilidad: al redor de cien metros, algo impensable en mar abierto.

Sin embargo, no es permitido nadar en todos los cenotes. Uno de los más famosos es el Cenote Sagrado, localizado en Chichan Itzá, en el estado de Yucatán, el cual está cerrado hace más de 40 años. Los arqueólogos esperan la autorización del gobierno mexicano, desde 2008, para poder estudiarlo. La razón de su cierre de debe porque el pozo natural fue local de sacrificios humanos en la antigüedad.

Cenote Sagrado en México

Cenote Sagrado

Uno de los cenotes más inusitados que existe es el Cenote Angelita. Localizado en la península de Yucatán. En la profundidad de su agua dulce, los buceadores encuentran una especie de río de agua salada. La gran cantidad de sulfuro de hidrogeno encima del río, permite que veamos este escenario acuático bifásico. ¡Simplemente increíble!

Cenote Angelita en México

Cenote Angelita en México

Cenote Angelita: luego de sumergirse cerca de 18 metros de profundidad es posible ver un “rio’ de agua salada que se diferencia del agua dulce.

Quien no quiere sumergirse en los cenotes, puede practicar snorkel o relajarse viendo los estupendos paisajes. Para ir a estos locales, normalmente es necesario pagar una pequeña tasa de visita al redor de U$ 5.

Visitante practicando snorkel en el cenote de Cozumá

Visitante practicando snorkel en el cenote de Cozumá